MENÚ
NOTICIAS
     
 
APUNTES SOBRE ALGUNOS FILMS DE ACTUALIDAD | 12/03/2009


Leyendo una revista de cine


En “Iron man” Tony se pasa día y noche en su taller, perfeccionando y puliendo una armadura que le otorgue fuerza sobrehumana y protección física.
Con la ayuda de su asistente de toda la vida, Pepper Potts, y su enlace militar de confianza, James Rhodes, o "Rhodey", Tony descubre un siniestro complot con ramificaciones globales. Enfundándose su imponente armadura roja y dorada, Tony se compromete a proteger el mundo y corregir sus injusticias como su nuevo alter ego, Iron Man.
La firmeza en la convicción de unos ideales que tiene en mente el protagonista de este film es semejante, por ejemplo a como surge el personaje de Spiderman, pues en este caso, el niño era un incomprendido que se veía aniquilado por una mala fortuna tremenda y con el poder que obtiene al pasar a ser Spiderman logra cumplir sus objetivos a la par que su autoestima se refuerza considerablemente.
En “Papá por sorpresa” Joe, el victorioso jugador de defensa, ha vivido su fantasía como soltero: es rico, famoso con una vida llena de fiestas. Pero su sueño se ve repentinamente interrumpido cuando encuentra a Peyton, la hija que nunca supo que existía, en la puerta de entrada de su casa.
Es así el destino; en la vida se te van a repetir los mismos problemas en distintos contextos hasta que los soluciones. No es conveniente hacer borrón y cuenta nueva a cada rato para olvidar los maltragos del pasado pues, éstos te van a pedir continuidad cuando menos te lo esperes.
“Cobardes” es la historia de dos chavales de secundaria, uno víctima y el otro verdugo. Guille, en apariencia un chico como muchos, buenas notas, buen deportista y con una familia bien que le respalda, ha descubierto que actuar de chulito en clase le da cierto respeto, por lo que, sin dudarlo, ha elegido a una víctima, y se pasa el día acosándole con sus amigos, con un pretexto cualquiera. Gabriel es la víctima elegida. No hay más motivos que tener el pelo rojo. De este argumento se puede deducir que la violencia en sí siempre está ausente de justificación pues, se respalda en las supuestas ventajas sobre sus semejantes que otorga al o a los que la practican. Tiene mucho más mérito el canalizar esa rabia para crecer uno espiritualmente que, al menor indicio de malestar, descargar con alguno de los que tienes al lado. Una vida sin freno, que llevada así, irremediablemente para contra un muro macizo provocando innumerables desgracias.
En “Dueños de la calle” Ludlow es un veterano policía de Los Ángeles que está pasando el peor momento de su vida tras la muerte de su mujer. Cuando unas pruebas le implican en la ejecución de un compañero, Tom se verá forzado a ir contra todo lo que ha conocido en el cuerpo hasta ahora, cuestionándose la lealtad de todos y cada uno de los que le rodean. El verse abocado a una situación límite desestabiliza totalmente todo.
Volver