MENÚ
REPORTAJES
     
 
BELLE EPOQUE, UNA PELÍCULA QUE MERECIÓ UN OSCAR. | 02/10/2003




Al comienzo se hace una alusión al pasado del chico, que desertó tras lo de Jaca. Se muestra el desorden que había, tanto a nivel ideológico como físico (las dos opiniones de los dos guardiaciviles), una España tan dividida como los dos, que uno es suegro y el otro yerno. Una guerra que sólo conducirá al fatal destino como le sucede a ellos.
El chico, que es joven, se va asustado y entonces intenta tirar para delante sin rumbo fijo (lo de la puta, lo de las cartas y ¡ojo! lleva una bíblia, el contrapunto), lleva sólo seis años en el seminario. Se ve la fe ciega en la República por parte del joven cuando dice que ha de devolver el uniforme. Tal para cual porque, el viejo sólo se empalma con su mujer (siente frustración por no haber sido infiel con su mujer); la Bíblia les reportará un poco de serenidad. Como en un cuento de hadas, que aparecen los personajes porque sí, que son así siempre, no se nos presenta a los personajes ampliamente , excepto a Fernando, de forma indirecta, es decir, a través de su relación con los demás.
Las relaciones entre los componentes de esta historia se nos muestran claramente:"¡ Qué país, al borde de una nueva era y el alcalde prepara un carnaval!", esta exclamación que pronuncia el viejo enmarca la amistad que ha nacido entre él y el chico en un entorno de fantasía. Con la llegada de las chicas acabamos de concretar como es Fernando, sólo hay que ver la cara que pone cuando las ve bajar del tren; después vendrá la típica excusa y la frase de don Manolo: "- ha venido al olor del coño de mis hijas.

La tradicional forma de ver el enamoramiento de los jóvenes aparece satirizada con doña Asun, una rica hacendada pueblerina muy religiosa, y su hijo, que de exceso de autoridad materna ha acabado tonto perdido.
En definitiva, un film en el que no hay secuencias gratuitas pues, por ejemplo, la personalidad masculina de Violeta se nos muestra sutilmente con el enredo que se monta entre las hermanas y Fernando, por los trajes de carnaval. Los personajes, a pesar de que no se nos cuenta mucho de su pasado, en ningún momento resultan huecos; la despedida de las hermanas cuando Luz y Fernando se van, nos muestra perfectamente el carácter y personalidad de cada una. Después se oye la frase de don Manolo que marca el punto final: "-¿Te acuerdas cuándo te dije que perdía un amigo y ganaba un yerno? ".
En una entrevista a Fernando Trueba en DIRIGIDO, por Luis Alegre, este director destaca la similitud de su película con El año de las luces (1986), ambas inspiradas, aunque lejanamente y como pretexto en su historia personal. El se hizo amigo de un hombre mayor que tenía cuatro hijas (pero sólo esta semejanza, se acaba ahí); en El año de las luces, el fondo histórico de la posguerra pesaba sobre los personajes.

La muerte del cura significa la pérdida de la esperanza utópica del protagonista. Al final de la película cuando Fernando va con el padre de las cuatro chicas en la carreta, para casarse, tanto éste como el padre saben que es una "claudicación", un final lógico a una situación, lo aceptan, no se rebelan.
Fernando T. comenta que estuvo a punto de ambientarlo en la revolución rusa pero, que está más cercana la guerra civil española. Los personajes, no obstante, no están politizados, son normales.

Para Fernando Trueba "Une partie de campagne" es una película mágica motivo de inspiración; en esta película de Renoir se representa la oposición a la tendencia que él, Fernando T., detesta: cine de Strasberg, Kazan, Tennessee Williams, James Dean, Marlon Brando,... (el colmo del cine psicológico-clínico-hospitalario). Contempla, Fernando, los personajes con visión de pintor, más que de psicoanalista, aunque dice que en "Belle Epoque no he tratado de imitar un cuadro en particular. Lo que yo entiendo por belleza está más cerca de "una historia sucia"de Juan Eustache. Para mí no hay nada tan opuesto a belleza como un anuncio publicitario." También dice que "no es una película costumbrista aunque lo parezca, se toman muchas libertades narrativas. Es como un río surcado continuamente de saltos, quiebros, peñascos, accidentes naturales y artificiales de todo tipo". Dice que la llegada de la madre a casa cantando zarzuela es uno de los momentos que más le gusta, "coinciden la risa, el disparate, lo tierno, lo emocionante". Procura mostrar los instintos primarios (comer, beber, reír, cantar, bailar, retozarse, enamorarse), "son seres, cuerpos que se acercan unos a otros, se rozan, se olisquean y de repente, se enredan. "Finalmente confiesa: "he sido un afrancesado toda mi vida y me han acusado de ello".
Películas clave en su formación (como persona y como director): las de Renoir, las de Billi Wilder, Woody Allen, Buster Keaton, Preston Sturges, Lubitsch, Robert Bresson, Truffaut, Jean Vigo, Eustache. Además de las canciones de Georges Brassens, gente como Berlanga, Azcona, Picasso, André Breton o Groucho Marx; muchos de ellos franceses. Para F. T. patria es el conjunto de cosas y conocimientos que han contribuido a tu formación.

_______________________________________________________________




FILMOGRAFIA DE FERNANDO TRUEBA (hasta Belle Epoque ) :

Opera prima (1980)
Mientras el cuerpo aguante (82)
Sal gorda (83)
Se infiel y no mires con quién (85)
El año de las luces (86) 1º premio Festival de Berlín.
El sueño del mono loco (The mad monkey) (89)
Belle epoque (92)
Two much (96)
La niña de tus ojos (98)
Calle 54 (2001)
Volver