MENÚ
TELEVISIÓN
     
 
MENTES CRIMINALES | 07/11/2009


Lo sorprendente de lo bien que queda un libro de texto de Psicología en la pantalla


La serie que emite Telecinco y que tiene por protagonistas a los miembros de una Unidad del Análisis de la Conducta del FBI muestra, magistralmente, la aplicación de la psicología que se estudia en las Universidades a la vida real. Más concretamente diría yo que, muchas veces se puede deducir, gracias al visionado de estos capítulos, la comprensión de casos de pura psiquiatría forense.
Programas como “Lo que me contaron los muertos” que emitió TVE hace años se quedan atrás- según mi opinión- en la destreza para imbuir los cerebros de los espectadores en el entendimiento, sin prejuicios y sin errores provocados por peligrosas emociones, en la comprensión de los más enrevesados vericuetos en los que se puede llegar a meter una persona por culpa de su mal funcionamiento de la mente.
No es nada nuevo lo que afirmo pues, nos quedaríamos asombrados si nos fijáramos en que, por ejemplo, el inspector Gadget, sí, ese dibujo animado que hacía reír a los niños, alcanzaba su gran carisma y su atrayente cariño por parte del espectador, gracias a que era pura contradicción: por un lado era más que torpe y despistado. Y por otra, atención, era el mejor detective que te puedes echar a la cara.
Por eso, yo opino que, muchas veces, la ficción, véase el caso de “Mentes criminales” es mucho mejor opción que el verídico documental para acercar una ciencia como puede ser la psicología o la psiquiatría a la gente llana de la calle.
Y es que, ya lo decía el Tao, literatura muy antigua pero que nunca pasa de moda (por algo será…), que cuando te aproximas al límite de lo Bello aparece la fealdad. O dicho de otro modo, si lo prefieren, que Lao Tsé decía que el hombre debía ser siempre el más tonto de los tontos- en ocasiones- y, también el más listo de los listos-en otras.
No es de extrañar pues, que si ves que tu hijo es un estudiante muy desordenado a la hora de tomar los apuntes de clase o en el hecho de arreglar su habitación, posiblemente… sea un genio, un lumbreras de estudiante que puede llegar muy lejos.
Volver