MENÚ
CRÍTICAS
     
 
FLASH GORDON CONQUISTA EL UNIVERSO | 22/06/2010


curiosa añoranza del clasicismo


Unas naves espaciales que parecen copias baratas de reproducciones del submarino del capitán Nemo, de Julio Verne. Un transcurrir de la acción orquestado de forma que recuerda más al teatro que al cine. Las mujeres dentro del papel de educadas damas, y a las que hay que proteger en honor a la caballerosidad. Unos crímenes que asustan a un niño de teta pero, no a un hombre del siglo XXI. Una forma de transcurrir la acción muy esquemática: el malo malísimo quiere conquistar la Tierra. El bueno, héroe, es informado de ello, entonces tras sortear hábilmente varias escenas de peligro parte raudo y veloz!! para conseguir su objetivo. El enemigo ataca, -núcleo y clímax-, según todos los cánones de la forma de narrar correcta y pulcra, y al final la victoria, tras haber dos o tres “kit kat”´s que condimentan la historia al ceñir al espectador a la observación de cómo les va a los ayudantes del bueno buenísimo. Es decir, el héroe. Así opino de estos tres episodios del superhéroe galáctico, dirigidos por Ford Beebe y Ray Taylor, filmados en 1940.
Volver