MENÚ
COMIC
     
 
HELLRAISER. TOMO I | 18/07/2010


El terror dejado suelto a sus anchas


Acabo de leer el comic “Hellraiser” Tomo I y tengo la sensación de que penetré en la mente de un psicópata cuando estaba soñando. Como, muy acertadamente, pone en la contraportada una declaración de Stephen King, el gran maestro de las novelas de terror, el futuro del terror lleva el nombre de Clive Barker.

Hellraiser es una película británica de terror lanzada al mercado en el año 1987, explora temas tales como el sadomasoquismo, la relación entre el dolor y el placer, y la moralidad de personajes sometidos al temor y a la tentación. Basada en la aclamada novela escrita por Clive Barker llamada The Hellbound Heart quien escribió y dirigió esta película. Es también la primera película de una saga que llega hasta el año 2006. Originalmente fue llamada Sadomasochists From Beyond the Grave.

"Hellraiser", basada en el cuento corto "The Hellbound Heart" de Clive Barker, empieza con una escena donde un hombre llamado Frank adquiere una extraña caja negra, adornada por filigranas doradas. Luego, en un cuarto vacío, el hombre manipula la caja, que resulta ser un acertijo que, una vez resuelto, permite la entrada de extrañas criaturas a nuestro mundo quienes le ofrecen todos los placeres y todo el dolor de ambos mundos. Finalmente Frank muere despedazado por cadenas, anzuelos y garfios que se clavan en su piel y terminan por desmembrarlo en un espasmo sublime. El cómic, para los que no estamos muy introducidos en el fantástico, a la vez que terrorífico universo de Clive Barker, te transmite constantemente la angustiosa sensación de un hombre que descubre algo sobrenatural, que lo lleva a vivencias horribles y … la verdad, cuando ves que los personajes pierden miembros , ves cadenas y garfios clavándose cruelmente en la piel de asustadas víctimas, ni se te pasa por la mente que es mucho terror, porque la maestría con la que está narrada la historia te hace introducirte, poco a poco, en ese mundo de lo negro, de la oscuridad, y así, todas las horribles matanzas que puedan suceder, te parecen lo más normal del mundo.
Barker es uno de los más aclamados autores de horror y fantasía, comenzando con escritos de horror al principio de su carrera, recogidas en la serie "Libros de Sangre" (Books of Blood), y la novela faustiana "El libro de las maldiciones" (The damnation game). Posteriormente se trasladó hacia el género de la fantasía moderna con toques de horror. El estilo más característico de Barker es la idea de que existe un mundo subyacente y oculto que convive con el nuestro (una idea que comparte con Neil Gaiman), el rol de la sexualidad en lo sobrenatural y la construcción de mitologías coherentes, complejas y detalladas.
Se me ocurre que, con la música, … determinado tipo de música y con un lápiz en la mano, un día por la noche, en tu habitación, dejas volar la imaginación, y todo lo siniestro lo dibujas o le das forma y, lo magistral de ese proceso sería lo que muestra Barker en sus historias. No obstante, nada es inventado de nuevo totalmente, y me pareció entender esta idea de lo que leí acerca de la filosofía de Karl Popper, es decir: ninguna persona crea nada nunca que no esté inspirado en algo que ha visto, oído o imaginado en interrelación con el mundo que lo rodea. A lo que iba es que, es curioso y, muy emocionante, el darse cuenta de que el universo de Clive Barker se apoya en la mitología, … inventada, sí, pero, mitología, y no renuncia tampoco a mostrar aspectos en torno al sexo. Que, según aprendí en unas clases de teatro hace años, el sexo, la sed de poder, y el hambre, (necesidad de alimentarse) son el subtexto de la mayoría de argumentos de las obras de teatro desde que comenzaron a escribirse en la antigüedad.
En fin, que se puede afirmar que leer este comic no te va a dejar indiferente. Además, cuenta con los excepcionales dibujos de Alex Ross que transmite muy bien toda la magnificencia que sentiría el lector si estuviera delante de una pantalla de cine viendo efectos especiales. Porque, esa es otra, según mi opinión, el buen comic, cuando la situación lo requiera, como en este caso, ha de contar con un estilo de dibujos que nada tengan que envidiar a los mejores efectos especiales. Las reglas del comic clásico están para romperlas.


Volver