MENÚ
TELEVISIÓN
     
 
CASO ABIERTO. "RAVAGED" | 02/08/2010


El descenso, hasta el fondo, de la dignidad


Una chica de la escuela de secundaria le pide al equipo que reabra el caso del asesinato de su hermana, ocurrido en 1990. Este caso estuvo olvidado hasta que un hombre confiesa que vio lo que ocurrió aquella noche. Los investigadores descubren que la víctima era alcohólica y estaba comprometida. Esa noche, ella perdió a su familia, su autoestima y su vida.

Me impactó este capítulo sobremanera porque se ve claramente como el no poner la gente de su parte para entender a los demás, puede llevar a que, cuando una persona, como la mujer del capítulo de hoy, de esta serie, que fue una famosa patinadora y que tenía dos hijos, y que su hermana la admiraba, se encuentra en un momento delicado “in extremis” todo lo malo le sucede... incluso, la muerte... Y después, cuando la hermana, que estudiaba secundaria, va a pedir que reabran el caso, todo lleva a que, la muerte de la chica, de la excelente patinadora, fue una confluencia de situaciones adversas en su contra símplemente.
El marido, la quería llevar a casa, y ella le estaba diciendo que el perro que ella tenía desde hace poco, que ella curó (pues estaba malherido) y que le llamaba “Destrozo”, lo quería tener con ella y lo quería buscar, lo necesitaba... porque, en esos momentos- después de haber vendido su cuerpo por intentar conseguir un trabajo sin éxito- era lo único que tenía para aferrarse como última esperanza. El marido la sube al coche a la fuerza, y casi mata al perro, que estaba en el suelo, detrás de la rueda trasera del lado derecho del coche, un todoterreno. El marido sólo la quería llevar a casa para, aprovecharse sexualmente de ella.

Lógicamente, cuando ella comprende las intenciones de su futuro marido, o su pareja (no entendí muy bien cuál era la relación entre estos dos personajes), lo manda a paseo y no quiere saber nada de él. Pero, cometió un error, por no pensar con la suficiente sangre fría y por dejarse llevar por las emociones y los sentimientos autodestructivos que la embargaban en esos momentos, estando borracha como una cuba y desquiciada totalmente. Se lo echó en cara, lo malo del comportamiento a su marido, le cantó las cuarenta y él, enojado, le dijo que no osara hablarle así, la golpeó y, ella sin fuerzas cayó en la nieve, en una noche de muy bajas temperaturas. Desolada por completo, humillada y destrozada por fuera y por dentro (esto último, sobretodo, porque podía haberse levantado y entrar en un bar o ir a su casa, … a algún sitio con calor), murió congelada encima de la nieve, porque se durmió allí, esperando vanamente, que al despertar todo sería algo mejor. Llama la atención que, el perro, “Destrozo”- un nombre muy apropiado, como le dice uno de los personajes pocas horas antes-, se queda al lado de su dueña. Pero, ¡qué podía hacer el pobre perro para salvarla!
Esta mujer, alcohólica, había abandonado a sus dos hijos, de repente, en una hamburguesería. Por ese comportamiento anormal, el marido y su ex-jefe (que no la quiso contratar de nuevo aunque abusó de ella sexualmente) pensaban que no quería a sus hijos... aunque, ella lloraba y se desgañitaba en tratar de convencer a su marido de que, la perdonase, que quería mucho a sus hijos. Y que, todo, había sido por culpa del alcohol, que ella reconocía que era alcohólica, y que sufría por ello, pero, a la vez, tenía la fuerza de voluntad para intentar solucionarlo en un futuro. Ese futuro nunca llegó.
Volver