MENÚ
LIBROS
     
 
ALEXANDER KEY Y EL ART DECO | 27/01/2011


Comentarios acerca de la creatividad


Alexander Key, (Maryland, EEUU. 1904-1979) Fue un ilustrador y escritor; escribió, sobre todo, libros de aventura, fantasía y ciencia ficción para jóvenes. Comenzó como novelista en los años 30. Su primera novela fue “The Red Eagle: A Tale for young aviators”. Antes había ilustrado libros, incluso cuentos de Hans Christian Andersen.

Hay una novela, “The forgotten door” (1965), en la que el protagonista es un niño con el don de hablar con animales y leer mentes, y que llega a la Tierra tras cruzar una misteriosa puerta.
“The Golden Enemy” (1969), es una fabulación histórica con un escenario de nueva civilización tras el fin de la nuestra en el siglo XXI.
“The incredible tide” (1970), es una novela post-holocausto. En otra obra, el protagonista es un joven con gran capacidad para las matemáticas; también hay una nutria habladora, en otra obra. Y en “The magic meadow “ (1975), en un mundo mágico actúan un grupo de muchachos minusválidos. No falta tampoco el escenario medieval, que muestra a dos jóvenes de esa época que son trasladados al siglo XX.
Respecto a su primera novela “El águila roja, un cuento para jóvenes aviadores”, el libro está dedicado al teniente Edward A. Nelson, el cual ayudó al aportar conocimientos aeronáuticos muy útiles. Está maravillosamente ilustrado, también por Alexander Key, con un estilo Art Deco.

El Art déco es un movimiento de diseño popular que surgió en 1920 y estuvo en auge hasta 1939. Tuvo notable peso en el arte decorativo, en la arquitectura, diseño de interiores, gráfico e industrial, así como en el resto de las manifestaciones artísticas.
Para entenderlo, habría que entender antes el Constructivismo, el Cubismo y el Futurismo. Las influencias le vienen del Art Nouveau y de la escuela Bauhaus. El uso de líneas duras y la robustez del estilo a la hora de representar se debe a la influencia de los descubrimientos arqueológicos en el Antiguo Egipto.
Podemos decir que se caracteriza por, la profusión ornamental, el lujo de los materiales y la continua utilización de motivos geométricos y vegetales.

Al hablar de esta corriente artística, me viene a la mente el nombre de Alphonse Maria Mucha, que fue un famoso pintor y decorador checo, inscrito dentro del Art Nouveau. Si vemos sus ilustraciones podemos sentir una sensación glamurosa, de abarrotamiento, de una sensualidad que queda, sin querer, tapada y medio escondida, por la profusión del trazado cargado de ornamentaciones, que, no obstante, no quedan mal. Es decir, no desmerece el resultado final por causa de excesiva ornamentación. Lo que ocurre es que, te cambia el “chip” al mirarlo. Los colores transmiten suavidad y, no hay estridencias violentas.
Lo que más llama la atención, sin duda es el empleo reiterado de imágenes de mujeres jóvenes, hermosas y sensuales, vestidas con un montón de adornos y la aparición, también de ampulosas flores.
Mucha tuvo varios imitadores numerosas veces.

El “Art Nouveau” rompió con los estilos vigentes hasta finales del siglo XIX, como el historicismo o el eclecticismo.
Volver