MENÚ
DIRECTORES
     
 
ANDRÉI ARSÉNYEVICH TARKOVSKI | 03/02/2014


Un alma no censurable


Me hace una gran ilusión hablar de este director. Comenzaremos por decir que, además de director de cine ruso, es también escritor y actor. Nació en 1932 y murió en 1986. De lo que fue la URSS, está claro que, es uno de los más grandes directores que tuvo este cine.

Nació en la localidad de Zavrazhie, en el distrito de Yúrievets. Siendo su padre un reconocido poeta, no es de extrañar que, de joven estudiara música, pintura y escultura. Fue una persona con enormes ansias de aprender y explorar cosas nuevas, pues antes de la pasión por el cine, estudió lenguas orientales en Moscú, y hasta trabajó de geólogo en Siberia. A la vez que estudiaba cine, aprendía violín… su primera película se tituló “La apisonadora y el violín”.

La infancia de Iván (1962) fue premiada con el León de Oro del Festival de Cine de Venecia, Italia. Tuvo obstrucciones por parte del partido comunista, por no seguir los dictados de la ideología que, imperaba en el gobierno de esta enorme nación. Debido a ello, tuvo restricciones en el presupuesto del film “El idiota”, basado en la genial obra de Dostoyevski. Y lo que fue más grave es que no pudo rodar una película dedicada al Evangelio de Lucas.
Es curioso como la religión ocasiona crispaciones en infinidad de situaciones a lo largo de la historia, en todo el mundo. Yo pienso en el magnífico Robert Bresson que , filmó un cine… por llamarlo de algún modo: cine pictórico, y que tiene marcado cariz religioso en muchas de sus obras. No tanto explícito como implícito. Pero, bueno, en el caso de Tarkovski se trataba de la URSS, no de Francia.
Por lo que leo de este director en Internet, lo siguiente me lleva a hablar de “2001: Una odisea del espacio, del aclamado Kubrick. Es frecuente que se hallen similitudes entre dos obras maestras, estoy hablando de “Solaris”. Tarkovski ansiaba más de lo que logró representar con “Solaris”. Yo también me pregunto si algún director, alguna vez, logrará realizar un film en el que las normas ocultas, pero no por ello inexistentes, de todos los metrajes de la historia del cine, sean contrariadas adrede. Me explico, por ejemplo, en el film “El libro negro” de Verhoeven, cuando la protagonista está muy contenta con el futuro que se construye en su mente, acto seguido ocurre la desgracia de ser asesinada su familia.
Hay muchos detalles como ese que, todos los que somos cinéfilos, a poco que nos fijemos, lo vemos venir y llegamos a poder vaticinar la trama argumental, de la película que estemos viendo.
Tarkovski se atrevió con una autobiografía filmada. Una cosa tan difícil, desde mi humilde opinión como lo de dirigir una película en la que seas actor, también. Las autobiografías para, sacarles todo el jugo, deberían analizarse objetivamente porque… está claro que va a imperar, durante toda la duración de la obra, el subjetivismo propio del director. Así si lo vemos como algo científico, estamos hallando el contrapunto.
Para acabar decir que, en la obra de este director, tuvo especial relevancia el hecho de los recortes presupuestarios que la URSS le hacía, hasta que escapó a Suecia. Y bueno, por el momento nada más, salvo que os recomiendo que disfruteis del buen cine soviético; que además de Eisenstein hay muchos otros!!

Volver