MENÚ
VIDEO
     
 
EL HOMBRE QUE SUSURRABA A LOS CABALLOS, DE ROBERT REDFORD | 03/12/2003


MAGISTRALMENTE MARAVILLOSA



Si hay algo que define al buen cine es la magia que te embarga el cuerpo cuando llevas bastante rato viendo una película y llega un momento en que pierdes toda conexión con el exterior y sólo sientes una tremenda paz interior y ...nada más ...no piensas, sólo sientes.
Pues bien, esto es lo que sucede con esta excepcional obra que dirige y protagoniza Robert Redford, quien , tras una brillante carrera de actor nos dio muestras de su buen gusto para adaptar obras literarias a la gran pantalla (véase "El río de la vida").
Kristin Scott -Thomas, cuya belleza es carismática, está espléndida en el papel de una madre tenaz que inteligentemente decide dejar llevarse por su intuición y así salvar magníficamente el gran bache que supone en la vida de su familia el accidente de su hija, debido al cual, ésta pierde una pierna.
El caballo en el que iba Greace (la hija) consigue también superar ese dramático percance gracias a Tom B. (Robert Redford), que es un "susurrador de caballos". Sin embargo, se podría decir que este film trasciende más allá y es pura poesía: el caballo y la dura lucha por borrar sus secuelas del accidente, es una encantadora metáfora de cómo la gente que vemos habitualmente, gente sencilla, que no sale en los periódicos, son unos héroes, que hacen llorar de emoción, si logran enfrentarse a enfermedades o accidentes que la vida siempre nos depara.
Volver