MENÚ
ACTORES
     
 
CHIQUITO DE LA CALZADA | 13/01/2015


El humorista del inconsciente


El humor inteligentísimo de Chiquito de la Calzada, contrasta con como se le etiqueta al hablar de él. Pues es un humor sencillo, y de lo más vulgar; pero, ahí, precisamente radica su inteligencia, pues con cuatro coñas de nada ha sido todo un éxito. Es de destacar el magnetismo que tiene para atraer la risa. Otra cosa a destacar es que no es humor escatológico, ni rebuscado. La verdad, son chistes bastante malos, pero él los cuenta magistralmente.

Y buena prueba del éxito que tiene su personaje es que ha pasado al vocabulario popular, de andar por calle, que se le llame a alguien como a él, para criticarlo o ridiculizarlo.
Su personaje no se sabría definir qué es, alguien que te encuentras de frente cuando quieres ver el absurdo y “tocahuevos” gracioso, delante. Lo de “tocahuevos” no lo digo despectivamente, sino que me refiero a que incita a pensar que el tiempo se para, y que no hay ninguna prisa, porque ir “pa ná”…

Sus chistes los alarga y se toma licencias de inventar palabras y chapurrear con el inglés, y sacar partido de las onomatopeyas, y… en definitiva, que su estilo ha creado escuela.

Es muy importante el humor y la presencia en el escenario, el saber estar es la base principal para tener éxito en el humor, porque es más difícil hacer reír que hacer llorar, y de eso saben bien los Morancos, que son unos actores como la copa de un pino, y dominan los dos palos. Chiquito es una persona que, yo creo que creo su personaje diciéndose “ y yo ¿cómo me rio de mí mismo?” Es tal el paroxismo que simula con cosas que, para el común de la gente pasan desapercibidas, que ahí es donde conecta con nuestra vena humorística. Si hubiera que analizar racionalmente, sus actuaciones, posiblemente, no soltaríamos ni una sonrisa, pero como es el inconsciente el que trabaja entonces, ahí nos ha pillado!! Chiquito es una persona mayor, no muy agraciado físicamente, y que hablando como los del Club de la Comedia, pasaría sin pena ni gloria, sin embargo, en su personaje nada sobra ni nada falta. Ha hecho un minimalismo de sus virtudes muy bien aprovechadas.
Y filosóficamente, hablando diré, que es un ejemplo de superación y de optimismo a seguir, porque una vez que, él sacó a la luz a su personaje, nos decimos “claro, mira, si es lógico, hace esto y lo de más allá y es un éxito” pero, ¿quién le puso el cascabel al gato? Nada más que él.
En cuanto a las películas que hizo me gusta mucho la de “Papá piquillo”, porque es una historia con argumento que da para mucho, traspasando las barreras del simple hazmerreir, o del humor por el humor. La hace con su gracia natural y queda perfecto. En las otras películas se podría decir, quizás, que se ha encasillado y no sale de su personaje, pero… estoy convencido de que es porque no quiso, porque sino tiene una madera de actor de la ostia.
El humor ha de producir la risa sin razonar, y ahí Chiquito se lleva todas las de ganar, porque hay otros muchos estilos de humor, que no por ello son más malos, que no lo hacen así. Inconscientemente, en cuanto lo ves moverse ya te ríes. Freud analizó el sentido del humor en una de sus obras, y yo creo que si viviera hoy, con Chiquito se quedaría sin argumentos, porque filosóficamente, es el colmo de Descartes. Y a lo que me refiero, el colmo de cómo actuamos normalmente, las personas en la vida diaria. Hay que tomar buena nota de su personaje, y ser más intuitivo.
Volver