MENÚ
CRÍTICAS
     
 
HOUDINI, UN HOMBRE INVENCIBLE | 23/01/2015


Disertación acerca del escapismo y otras proezas


Vi hace poco el tercer episodio de la miniserie de televisión “Houdini”, y la verdad es que me impactó. Me impresionó, sobre todo, el tesón y la enorme fuerza de voluntad que tenía para lograr, hacer lo que se proponía. El entrenamiento, metiéndose en una bañera repleta de cubos de hielo, el aguantar sin respirar tres minutos… Lo que sucede es que, afortunadamente, no fue el único. David Blaine se inspiró en él, al igual que Houdini se inspiró en Houdin. Pero, dicen que “detrás de un gran hombre hay siempre una gran mujer”, y en el caso de Houdini, era su madre.
David Blaine hizo lo que leí en un libro de Ramiro A. Calle hace tiempo, que un asceta hindú había logrado permanecer durante mucho tiempo, el suficiente para que parezca increible, sin comer, beber y apenas, respirando. Y en este tipo de situaciones, hay que tener también en cuenta que no orinaba ni defecaba. El control mental lo hace todo, todos tenemos en el cerebro un poder inmenso. Una escritora que escribió sobre los aborígenes australianos, una novela muy conocida, decía, o daba a entender, que si no tuviesemos miedo a ser transparentes, prejuicios a que el de al lado sepa lo que estamos pensando, sería posible la telepatía… teorías. Pero da mucho que pensar porque es cierto. Krishnamurti y Louise L. Hay dicen que, en un día habitual, lo que pasa por nuestra mente es poco diverso, mucho son obsesiones y miedos que “amarran” nuestra mente. En el libro “Deshaciendo la madeja” el pensador Jiddu Krishnamurti te muestra como somos esclavos de lo que él califica como fluir acelerado e imparable de nuestra mente. Tenemos que intentar, aunque sólo sean tres minutos al día, tener la mente en blanco, es muy difícil hacerla callar por completo.

Por eso, desde la mítica serie “Kung Fu” hasta la miniserie “Houdini” yo veo una progresión que pasa por, primeramente la simbiosis de Occidente y Oriente. Actualmente, en un mundo globalizado hay un traslado de la ancestral sabiduría oriental a Occidente. En las artes marciales, su esencia, es lo que aplican – habiéndola desarrollado lo suficiente- Houdini y Blaine. El autocontrol es necesario para todo y su gran enemigo es el miedo. Por eso, en el libro “Amar es liberarse del miedo “ de Gerald Jampolsky, se dan una serie de instrucciones que te hacen prescindir de lo que, sobrecarga la mente y, así, si sigues todos los pasos, al acabar, no tienes ningún “lastre”, lo que te permite aprovechar el 100% de la capacidad mental para construir en positivo.

Lo que no he encontrado aún ningún libro que diga, con la suficiente importancia que se merece, que antes de llenar de cosas positivas y poderes como los de Houdini y Blaine que, hay que vaciar. Hay que desahogar y sacar todo lo que enturbia nuestra mente, primero, para después ponernos manos a la obra y hacer… cada uno en función de sus posibilidades, cosas como lo de Houdini, Blaine, y muchos más.
Volver