MENÚ
REVISTAS
     
 
HUMILDES DISQUISICIONES ACERCA DE LA CREACIÓN LITERARIA DEL MENDA | 12/12/2015


sobre el cómo la mente planea más de lo que el cuerpo puede hacer


El ansia por recopilar como si tuviera que descubrir algo nuevo, acorde con mis expectativas, me llevó a fijarme, en plan orden, que debía ir a una ferretería, a por un libro de poesías escrito por una poeta novel. Al final, ocurrió lo típico: lo anoté y no fui. Pero tengo el libro de poesías de Edgard Alan Poe, de Miguel Angel Curiel (2), de Suso do Páramo, de Nietzsche (fotocopias) y creo que ya... No sé, no se trata tanto de tener como del uso que le das ¡yo con el libro de Miguel Angel Curiel puedo hacer un montón de trabajos didácticos, enfocados a la creación literaria. Y es que, me basta con un sólo libro de poemas (el titulado “Hálito”), pues lo leo, lo transcribo intercalando poemas míos propios y, también lo puedo pasar a prosa y, explicar a la vez, el sentido de cada poema.

Y después, en la sección de “investigación”: ¿se podría hacer una pieza teatral de un poema? Pues, sí; igual que también un guión cinematográfico, inspirado en la lírica. Esto me lleva a afirmar que los estilos literarios son intecambiables entre ellos. Ah! Se me olvidaba el ensayo. Muchos libros de poemas han generado libros de ensayo; la prueba está que, no es algo nuevo.

Siguiendo con este repaso al afán de superación, terapéutico (lo mires como lo mires) de marcar directrices para el mundo de las letras que es, mi “Mundo”, igual que que el Mundo de Bastián, en “La historia interminable”, me encuentro al abrir la novela de Marcial Lafuente Estefanía, un género que me encanta y que, abogo por él, afirmando con una leve tristeza, que no debería perderse nunca; con una nota que me habla de donde compré dicha novelita...

A continuación, descubro que lo más me entusiasma, personalmente es la capacidad de mezclar, y cuanto más dispares los elementos, es decir los textos, o los temas de los libros en cuestión, pues mejor. Por eso, antes de empezar a leer la novela citada de Lafuente E. me encuentro con que, cito la colección de novelas románticas “Bianca”, que (no estoy muy puesto en el tema) creo que son como los librillos de Harlequín o de Corin Tellado.

Por último el seleccionar las palabras clave de los diálogos del libro escrito sobre El club de la Comedia, me suena a lo de John Nash, en “Una mente maravillosa” que buscaba códigos encriptados en medio de los textos de un periódico cualquiera.

Bueno, … pues, ahora con vuestro permiso, voy a leer la novelita de Marcial Lafuente Estefanía y después escribiré algo sobre ella. Se titula: Río Sacramento.
Volver