MENÚ
VIDEO
     
 
EUROPA EUROPA, DE AGNIESZKA HOLLAND | 03/12/2003


LA GRANDEZA DE UNOS HECHOS


Este film muestra como el amor de unos padres, los del joven Sally Perel (personaje real en el que está basada esta historia) hace que sea enviado a Rusia junto con su hermano, para así salvarse de una guerra cruel y espantosa: la segunda guerra mundial.

El odio por los judios y los bolcheviques que sentía Hitler y que se transmitió a las tropas alemanas está, en todo momento, a punto de descargarse sobre el joven Sally si descubren que no tiene prepucio (por habérsele practicado la circuncisión al nacer, como manda la tradición judía).

Lo absurdo y esperpéntico de la guerra queda constatado en numerosas ocasiones en esta película hilvanada con dos romances inconclusos que simbolizan como el amor, último reducto del alma humana, prevalece en las dos fantasmagóricas caras de una misma moneda, que se enfrentaron en el último conflicto mundial. Sally atrae a dos mujeres, dos jovencitas atrapadas en las redes del dogmatismo.

El azar y la inteligencia fueron las armas que hicieron que Sally superase con éxito- ¡permanecer vivo!- la guerra y, sin quererlo, tomase conciencia de cómo el resto de personas de su entorno, cual marionetas esperpénticas, pasaban por este mundo en circunstancias problemáticas.

Planos bien buscados para mostrar el paso de tiempo, el cambio de entorno, en fin, el salto de un hito a otro que definen las disparatadas etapas que vivió este joven.

Una buena interpretación y un mesurado uso de la ambientación, así como el empleo perspicaz de la música acaban de conformar esta extraordinaria película.
Volver