MENÚ
VIDEO
     
 
ALGO PASA CON MARY, DE BOBBY FARRELLY & PETER FARRELLY | 03/12/2003


GENIAL APLICACION DEL HUMOR



Cuando una chica es natural, sincera, bondadosa y además guapa tiene infinidad de pretendientes; este es el papel que interpreta Cameron Díaz (Mary) poniendo el dramatismo necesario en esta divertidísima comedia. En realidad, toda la historia viene a colación de la experiencia que sintió un joven feucho con aparatos en los dientes: el amor por esta chica. A lo largo de toda la película se puede sacar una importante lección, es decir, se podría afirmar que se trata de una hermosa fábula real: la belleza de las personas está en su interior.

Normalmente se suele confundir la excesiva bondad con ser bobo, tonto o inocentón pero es algo totalmente falso y, en este film queda demostrado; la mejor arma, la que siempre resulta infalible es la pureza de los sentimientos y esta cualidad la posee el joven feucho (Ben Stiller); ante él, por conseguir a Mary, se baten en duelo más o menos camuflado, un farsante patológico (Matt Dillon), un tipo en el fondo horripilante que, hace mucha gracia por querer construir castillos en el aire; un repartidor de pizzas que llega al extremo de buscar el amor de Mary degradándose como persona voluntariamente, y un amigo del protagonista que no tiene ni la más remota idea de lo que es el amor.

Con este caricaturesco trío de personajes y con las divertidísimas peripecias que le pasan al protagonista, por casualidad y también por culpa de Warren, el hermano retrasado de Mary- el cual justifica la enorme ternura del corazón de Mary- los directores de "Dos tontos muy tontos" logran crear una comedia, en la cual, todas las escenas cómicas y gags no pecan para nada de barrocos alcanzando, con ello, la maestría los dos directores.

La música y, especialmente, la letra de una canción en español, que aparece cantando uno, aporta el romanticísmo indispensable en esta equilibrada comedia.
Volver