MENÚ
COMIC
     
 
EL INICIO DE MOEBIUS EN EL SEPTIMO ARTE | 03/12/2003




He leído un escrito del periodista, comentarista y escritor chileno Daniel Olave sobre este genial dibujante e ilustrador y me gustaría transcribir uno de los puntos más interesantes. Moebius se llama, en realidad, Jean Giraud; nació en Nogent-sur-Marne, Francia, en 1938; es uno de los más importantes creadores del comic contemporáneo.

De pequeño se aficionó a la literatura de ciencia ficción, después estudió dos años en la Escuela de Artes Aplicadas y comenzó a dedicarse a lo que sería su futuro, el dibujo.Alrededor de 1955 partió a México para encontrarse con su madre, y allí, fue donde, según afirma, conoció pintores, descubrió el jazz moderno, se inició sexualmente y probó la marihuana. Según él, todas estas experiencias lo ligaron fuertemente a la cultura mexicana (habla perfectamente español) y le confirmaron su vocación artística.A los 22 años, ya logra publicar su primer libro de historietas, y rápidamente, se convierte en un destacado artista. Con las aventuras de El Teniente Blueberry, ambientadas en el Viejo Oeste y firmadas con el seudónimo de Gir en la revista Pilote, comienza a ser reconocido a nivel mundial.Un momento clave de su carrera, y de todo el comic europeo, fue la creación junto a otros de sus compañeros en Pilote de la editorial Humanoides Associés, donde publican la revista Metal Hurlant, llena de trabajos experimentales de gran calidad, con interesantes contenidos y un fuerte soplo de libertad creativa y técnica.A mediados de los 70 y ya con el nombre de Moebius, era un personaje que provocaba respeto y admiración. No pasó mucho tiempo, para que su talento fuera requerido en empresas de tipo cinematográfico. Curiosamente, el que inició en estas lides al historietista francés fue Alejandro Jodorowsky.
El artista chileno reunió el talento de variados creadores (de Dalí a Pink Floyd), para comprometerlos en la arriesgada idea de llevar al cine la novela Duna, de Frank Herbert, y hacer una especie de "Lo que el viento se llevó" de la ciencia ficción. Era un asunto inédito y les fue imposible conseguir el apoyo de las grandes compañías estadounidenses. Pero la película quedó completamente dibujada por Moebius, según el guión de Jodorowsky, en una serie de diseños y un largo story- board que sí fue adquirido por productores de Hollywood.Según Jodorowsky, esas imágenes, creadas en conjunto con Moebius, inspiraron una serie de películas, como La Guerra de las Galaxias, y la consiguiente revitalización de la ciencia ficción.Al menos esto abrió las puertas de Hollywood para Moebius, quien fue llamado por el director Ridley Scott para hacer los diseños de Allien.Mientras que el monstruo extraterrestre fue imaginado por el artista H.R. Giger.Giger, el dibujante galo conceptualizó gráficamente nave, ambientes y trajes espaciales. Además, la relación entre Moebius y Jodorowsky también sirvió para que juntos realizaran uno de los trabajos más importantes de ambos, la serie de historietas de John Difool, conocida como la saga del Incal. Con otro de los colaboradores del frustrado proyecto de Duna, el guionista Dan O´Bannon, realizó la serie detectivesco-futurista The Long Tomorrow, la que para muchos fanáticos es la verdadera fuente de inspiración para el tono y la visualidad de Blade Runner, también de Ridley Scott, quien esta vez prescindió de la colaboración oficial de Moebius.












Volver