MENÚ
REPORTAJES
     
 
EN QUÉ SE BASAN LOS GUIONES | 09/11/2004




MAR ADENTRO

Con esta cuarta película Amenábar trata el tema de la muerte y los seres humanos, temas que afirma tener muy presentes desde sus inicios cinematográficos.
Dice que siempre le gusta hacer la película que querría ver en una sala de cine; el libro de Ramón Sanpedro le enganchó y comenzó a investigar de cara a plasmar esa historia en un drama cinematográfico.
Junto a Mateo Gil, coguionista, tuvo el acierto de no centrarse en el tema legal de la eutanasia pues presupone que pronto será legalizada.
Paradójicamente, esta película es mucho más vitalista y alegre que “Los otros” pues, es un canto a la vida y al amor desde la muerte.
Para la música intentó plasmar la psicología de los personajes principales y un canto a la vida con la ayuda de Carlos Núñez.

EL BOSQUE

La esencia del miedo es el tema principal de la también cuarta película de este otro director, M. Night Shyamalan.
Es curioso, nunca intentó imitar al maestro Hitchcoch y, sin embargo, se le puede considerar como digno sucesor a este director que, en este film nos habla de misteriosas criaturas maléficas (Aquellos De Quienes No Hablamos) que se ocultan en un temido bosque.
“Esta es diferente a mis películas anteriores. Creo que voy evolucionando como realizador. Quería escribir acerca de la inocencia, por eso la película está ambientada a finales del siglo XIX, después de la guerra civil y antes de la industrialización, cuando la gente hablaba sin sarcasmo y se podía notar la verdad en sus voces”.
Les animo encarecidamente que vayan a comprobar al cine si los habitantes de este idílico pueblo americano vencen su miedo cuando la tregua entre las terroríficas criaturas llega a su fin.


¡OLVIDATE DE MI!

Y como si de una obra de Tolstoi se tratase, este film es una fábula de amor sobre los recuerdos.
Michel Gondry, reconocido director de videos musicales y anuncios publicitarios, conoció al guionista Charlie Kaufman –autor de “Cómo ser John Malkovich”- a raiz de este citado film. Gondry llevaba años dándole vueltas a la idea de rodar una película partiendo de una original premisa: ¿qué pasaría si fueras borrado de la memoria de alguien?. “Muy pronto cambió completamente mi visión sobre cómo debería hacer esta película. Se convirtió en un filme sobre los recuerdos: sobre cómo estos forman parte de nosotros mismos y cómo afectan a nuestra vida. Perderlos- antes de morir- es trágico”.

GARFIELD

Acción real e imágenes generadas por ordenador son los recursos utilizados para llevar al cine este personaje de las tiras de comic.
Jim Davis, creador del personaje, tras veinticinco años dibujando y haciendo los textos de la tira cómica, decidió que era el momento de llevar su creación a la gran pantalla.”Siempre he tratado a Garfield como si fuera un gato de verdad. Existe tal y como lo hace en mi cabeza. Y la nueva tecnología puede por fin hacer que cobre vida en su auténtica forma”. La encarnizada rivalidad entre Garfield y su hermano Odie es el punto central en torno del cual gravita todo el argumento de esta película. “Garfield se siente desplazado y decide desterrar a Odie de su vida. Pero cuando resulta que se pierde, Garfield se da cuenta de que en realidad le encanta este pequeño colega. Así que este gato que controla hasta la saciedad su barrio y nunca se aventura más allá, tiene ahora que atreverse a sumergirse en el implacable mundo exterior para encontrar y salvar a Odie.”, nos cuentan los guionistas Joel Cohen y Alec Sokolow (Toy Story, Doce en casa).


HASTA QUE LA LEY NOS SEPARE


Ella ejerce su profesión guiándose estrictamente por el manual; él siempre consigue ganar sus casos dejándose guiar por el instinto. Pero un buen día se encuentran enfrentados en un desagradable caso de divorci de alcance público entre dos clientes famosos que gravita en torno a un castillo irlandés en el que ambos litigantes tienen el ojo puesto. Me estoy refiriendo a dos prestigiosos abogados matrimonialistas neoyorquinos que son los protagonistas de esta película, en la que cobran vida de la mano de Pierce Brosnan y Julianne Moore.
Y es que las películas de Hepburn y Tracy en las que se contemplaba la grandísima capacidad teatral de dos actores magníficos enfrentados entre sí, es el punto de referencia de esta obra dirigida por Peter Howitt.
Volver