MENÚ
CRÍTICAS
     
 
AMOR EMBRUJADO, DE RENÉ MANZOR | 02/10/2003


ENCANTO FEMENINO



No nos podemos quejar de que todo el cine que tenemos en cartelera es americano; aparte de éste y del cine español, nuestros vecinos, los franceses, nos muestran su estilo de cautivar al espectador. René Manzor lo consigue dirigiendo un film que comienza creándote incertidumbre: una bruja hechiza a un joven científico y un genetista y astrólogo, Molok, que ha escrito un libro sobre brujas, trata de impedir que el hijo de dicha bruja sea desembrujado. ¿Quién es el malo? El espectador se irá dando cuenta poco a poco, atraído por el sensual rostro de Vanessa Paradis (Morgana), la actriz que encaja a las mil maravillas con el papel de protagonista en esta historia de brujas sin escoba; a decir verdad, son brujas "camufladas" que viven en un castillo, con un enano llamado con el tópico nombre en estos casos de Merlín.

Eso sí, la sorpresa de los poderes es utilizada por Manzor como base para construir una historia de misterio de un simple enamoramiento; en esto juega un papel importante el niño de 11 meses llamado Arthur, que nos sorprende desde que aparece en escena. Los efectos especiales son muchos pero dosificados y de poca magnitud, salvo una escena que nos recuerda a "Terminator II". La naturalidad en la interpretación de Vanessa disimula el error, según mi opinión, de que el escogido para apadrinar a Arthur, que ha de ser desembrujado el día en que cumple un año, sea un científico, Michael, que acaba de descubrir un aparato que hace que lo que pienses mentalmente lo puedas realizar. Evidentemente este científico casi está a la altural del malo.

No se puede decir que el guión, también escrito por Manzor, sea original. Las similitudes con "Vértigo", de Hitchcoch son evidentes. La protagonista comete un fallo: enamorarse; esto desencadena una serie de problemas que son mostrados con la intención de crear suspense. En el film de Hitchcoch el fallo de la protagonista acaba en tragedia, aquí el remate de la historia peca de excesivo maniqueísmo, por lo demás logra mantener en vilo al espectador.

Jean- Felix Lalanne ha compuesto la música original para este film en que Jean Reno ("Los visitantes no nacieron ayer"), Molok, el protagonista no puede explayarse a la hora de interpretar.



Volver