MENÚ
DIRECTORES
     
 
ROBERT BRESSON | 14/05/2006


El cine que nunca existió



Robert Bresson siempre me fascinó, desde que tuve conocimiento de su existencia y no he visto, sin embargo, ninguna película suya, no porque no quiera sino porque son difíciles de hallar. Pero, a lo que voy, Bresson ha sido de los pocos que ha logrado plasmar en sus películas la acción de filosofar sobre el cine, de forma pura y austera. Yo diría que hizo algo así como Bruce Lee con el mundo de las artes marciales.
Por supuesto, el lograr semejante añadido tiene un gran mérito. Los temas que siempre le preocuparon a lo largo de su corta filmografía- lo cual es otro dato importante a tener en cuenta, pues no le preocupó la cantidad sino la calidad – fueron la religión y la idea de lo sagrado, la fe , la incomunicación, la interioridad.
Se ve a simple vista que se trata de cuestiones filosóficas muy transcendentales y que hizo, por tanto, cine desde lo abstracto a lo concreto. Sin embargo, hay muchos otros directores que hacen cine en sentido inverso; se inventan tres o cuatro sucesos impactantes, les añaden alguna muerte, uno o dos giros inesperados y después resulta que, con un poco de suerte, algún crítico benevolente, escribirá que la película en cuestión transmite un mensaje bastante profundo.
Desde luego, para gustos pintan colores pero, ... el cine actual en el mundo occidental tiene de todo, tampoco hay que ser pesimista pero... deja mucho que desear. Sin embargo, parándose a pensar, no tienen la culpa de ello los directores pues, sólo retransmiten las prioridades que tenemos en los altares de nuestras conciencias toda la mayoría de ciudadanos de estos paises del “Primer Mundo”.
Bresson afirma que para él, la diferencia entre pintura y cine es muy delgada, es más intenta plasmar la pintura en sus películas a la hora de filmar y ...sin haber profundizado mucho en su obra me atrevería a decir, que en sus películas logra llevar a cabo un ejercicio de introspección e investigación del arte narrativo a través de imágenes tal como el que Peter Brook logra explicar, en lo relativo al teatro, por ejemplo, en su obra literaria “El espacio vacío”.
Peter Brook es actual; por tanto, no es necesario señalar que observando el discurrir de las películas de Bresson, éste fue un prodigio, algo así como Julio Verne, que se adelantó mucho a su época.
El problema, sin embargo, radica en que explotó un tipo de cine que, desaparecido Bresson, dejó de existir.
Volver