MENÚ
DIRECTORES
     
 
PIER PAOLO PASOLINI | 06/07/2006


La sensibilidad en persona



Pier paolo pasolini era un artista con mayúsculas y lo digo porque, además, de ser director de cine era dibujante, es decir, que el arte de la imagen brotaba de él desde su interior y daba lo mismo a donde fuera a parar, que en cualquier formato lograba ser bello.
Conociendo sus dibujos es, según mi parecer, como se entiende y se conoce de veras al verdadero Pasolini, pues igual que la grafología logra determinar el carácter de las personas por su escritura, Pasolini nos dejó impregnada en sus dibujos y bocetos su alma. Prueba de ello es el dibujo, que hay en la web de Alessandro Ryker, de un hombre con uniforme militar sentado; su padre era militar.
“Me han convertido en un nómada. Pasaba de un campamento a otro, no tenía un hogar estable”. Estas declaraciones del joven Pasolini nos muestran su espíritu observador y su forma de pensar; es muy típico de los grandes genios el que hayan tenido una infancia movida, viajando de aquí para allá, o difícil. Yo creo que es porque la creatividad se les despierta como cuando el agua hierve, bulle; si está todo en calma y todo es normal y corriente según lo convencional pues la persona no llega nunca a sacar su vena artística con tanta fuerza e intensidad. Aunque, lógicamente, hay excepciones que nos confirman la regla.
Pasolini en su filmografía trata el tema de la pasión amorosa una y otra vez... mi profesor de teatro, Agustín Estadella, que tuve durante un año, en Barcelona decía que el subtexto, que se halla implícito en todos los mensajes verbales o corporales se reduce a muy poco: el sexo, el amor, el poder y poco más. Pasolini supo de eso pronto pues nos cuenta en sus escritos que el ver jugar a los niños a futbol, el apreciar la tensión vigorosa de los músculos y ligamentos de las piernas le inspiraban la “teta veleta” palabra que él crea para dar nombre a una de las apreciaciones sutiles con que las mentes de los artistas nos hacen más agradable la vida en este planeta al resto de los mortales. Sin duda, extrapolando, esto nos llevaría a hablar, en términos neurológicos, de que los artistas piensan casi en un noventa por ciento con el hemisferio derecho que es el de la intuición, el arte, lo ambiguo...
Volver