MENÚ
MONOGRÁFICOS
     
 
LOS GENIOS DE LA OSCURIDAD | 21/02/2007


Tom Waits, Charles Bukowski, Charles Baudelaire y Egön Schiele.



Los genios de la oscuridad

Tom Waits, Charles Bukowski, Charles Baudelaire y Egön Schiele.

En la sociedad siempre se tendió a normalizar las cosas, lo cual implica que siempre hayan surgido personas que se saltan las normas y que no cumplen con los cánones de comportamiento establecidos para seguir por la gente, la cual acepta que su vida sea guiada por el pastor que representa el poder y las instituciones dominantes.
El motivo de este reportaje es, simplemente, que desde siempre me fascino el saber y conocer los motivos y los hilos que movieron a artistas de reconocido prestigio, como son los citados, a plasmar en arte escenas o detalles que se salen de lo comúnmente habitual. Egön Schiele no está considerado un pintor maldito al igual que Baudelaire pero, sí que el día que por primera vez, vi sus pinturas me impactaron sobremanera por lo que muestran y por el tremendo grito de desgarro que impregna cada uno de los trazos... así que, decidí incluirlo en este grupo.

Empezando por el primero, diré de Tom Waits que, asombra lo polifacético que es, ya que es pianista, cantante, compositor y actor. Tiene fama por sus canciones de tono áspero, inspiradas en escritores de la generación Beat, en especial, Jack Kerouac y Charles Bukowski. Yo tengo el CD “Blood Money” y os juro que escucharlo te transporta inmediatamente a un tugurio de, pongamos Nueva Orleans, un bar de mala muerte, donde entre muchos negros y algún blanco, un pianista toca, echando en cada nota litros de sudor y lágrimas, ya que toca con pasión desenfrenada y ahogando las penas en una especie de trance para desahogarse por completo (lo describo pensando en la escena de la película de Michelle Pfeiffer “Los fabulosos Baker boys”, en que Jack (Jeff Bridges) llora amargamente sus penas mientras se entrega desgarradoramente a tocar el piano en un bar de negros, sin percatarse de que Susan (la Pfeiffer), lo observa asombrada).

Del segundo, Charles Bukowski, me llama la atención el hecho de que su vida, desde el inicio, estuvo marcada. Me refiero a que tuvo una serie de problemas en la adolescencia, ya que fue un alemán de padre estadounidense en plena efervescencia nazi en europa, por lo que en1922 la familia se trasladó a Los Angeles, Estados Unidos. De joven tuvo una extraña erupción cutánea por todo el cuerpo que le dejó marcas para toda la vida, pero sin embargo, la marca que llevó dentro fue más fuerte: vivió una terrible infancia, siendo un niño golpeado por su padre. Todo esto, junto con la creciente depresión económica de 1929 lo llevaron a relacionarse de por vida al alcohol.
Es una pena que la gente, a lo largo de innumerables generaciones, se desgracie con el alcohol o con las drogas. Sin embargo, para no caer en el sentimentalismo típico y lacrimoso, pienso que nadie es dueño de dirigir la vida de nadie, y me atrevería a afirmar que, de no ser desgraciado en su infancia, Bukowski, posiblemente, no hubiera desarrollado el estilo literario tan peculiar que, posteriormente, fue muy imitado por decenas de escritores. Todo en esta vida tiene su contrapartida. Y es que, la pena fue que Charles B. no fue consciente de que podía vivir más tiempo si se desenganchaba de la droga que lo estaba matando. Muy posiblemente, el no se tuviese por un genio, muy al contrario, pensaría que no servía para nada y, entre el alcohol y la literatura ahogaba sus penas.
Bukowski tuvo el atrevimiento de plasmar en libros trozos de vida que otros autores preferían ignorar por considerarla tabú. Llamó a las cosas por su nombre y fue un maravilloso observador del realismo que muchos no quieren ver nunca achacando que se trata símplemente, de la lacra que tiene la sociedad... pero es que tales lacras las ha habido en todas las sociedades desde los orígenes de la humanidad.
Baudelaire resume todos los indicios de genialidad incomprendida que aparecen en Tom Waits y Bukowski y, aún llega al sumum de la catastrofe en la vida de una persona muy lista, avanzada a su tiempo y que se convirtió en el peor enemigo de si mismo por no saber reconocer que no era un superhombre y que la gente de su época no lo entendían. Debería haber dado prioridad a vivir la vida de forma más o menos digna y así, sin más, se evitaría el apodo de escritor maldito. ¡Qué maldito ni cuatro gaitas! Lo que sucedió fue, simplemente, (como supo muy bien retratar en el filme “Juana la Loca”, Vicente Aranda, en el caso de esta noble) que no supo defenderse y evitar así que lo pisotearan hasta el punto de matarlo literalmente; no a base de palizas o puñaladas pero, sí a base de enfermedades y marginación que el mismo Baudelaire se autogeneró debido a que observaba que era incomprendido y que, practicamente, nadie lo apoyaba. Todo lo de la amante que tuvo, una actriz de escaso nivel y reconocimiento, el ingreso en el hospital, su posterior muerte en brazos de su madre,... es, en realidad, paja. Sí, Baudelaire había nacido para ser escritor y él era lo único que ansiaba. No se lo supieron ofrecer y la flor dulce, sensible y maravillosa se marchitó y murió.
Egön Schiele, tiene su lado oscuro en cuanto que tan sólo vivió 28 años; nació en Austria el 12 de junio de 1890 y murió el 31 de octubre de 1918. Fue un pintor contemporáneo de Gustav Klimt, fue uno de sus alumnos aventajados y junto con Oskar Kokoschka forman lo que se llama el expresionismo austríaco.
Su padre era jefe de estación y su madre originaria de Bohemia. En 1905 su padre muere y el joven Egön es enviado a casa de un tío, el cual intentará denodadamente que se dedique a los ferrocarriles pero, fracasando finalmente descubre el talento artístico del joven, que en esa época comienza a pintar autorretratos.
En 1906 ingresa en la Academia de Bellas Artes de Viena, donde estudió dibujo y diseño. Frustrado por el ambiente conservador y cerrado, en 1909, abandona la Academia y funda la Neukunstgruppe. Ese año conoce la nueva teoría artística del estilo Secesión vienés, en particular a Gustav Klimt, que será para siempre modelo de admiración y un maestro muy influyente para Schiele. También Klimt le tendrá mucha estima, presentándole algunos ricos mecenas, que le asegurará una cierta estabilidad financiera como debutante en la escena artística vienes.
En 1908 hace su primera exposición logrando un gran éxito. Abandona el rígido estilo de la Academia y opta por el expresionismo. Junto a los retratos de amigos y autorretratos representa la figura desnuda de una forma tremendamente apasionada y desgarradora. Será el desencadenante de problemas que conducirán a tachar su obra de pornográfica. Pero recobrará la calma en su vida al casarse con Edith en 1914, una de dos hermanas burguesas que conoció y cuya estabilidad emocional que le aporta unido a una nueva fuerza pictórica influido por la obra del pintor Ferdinand Hodler le plantea perspectivas de un buen futuro. Sin embargo, en otoño de 1918 la epidemia gripe española (que causó más de 20 millones de muertos en Europa) arrasa en Viena. Edith, embarazada de 6 meses morirá y tan sólo tres días después, el 31 de 1918, muere Egön. En febrero de ese mismo año moría también su amigo y maestro Gustav Klimt. Desde luego una vida oscura.
En cuanto a su estilo pictórico, junto a la obsesión erótica destaca acuciantemente el tema de la soledad angustiosa. La línea quebrada e incisiva denota un dramatismo que se palpa de forma muy elocuente en toda su obra. Desgarro y monstruosidad triste pero sin caer en lo siniestro, sus cuadros impactan sobremanera al espectador. El espacio es sólo la envoltura de ese caramelo que nos ofrecen sus cuadros y que, lejos de ser dulce, nos provoca un revoltijo de tripas que afecta a todos los ámbitos de la esfera física e intelectual- y sobre todo emocional- del ser humano.
Con esta selección de artistas que me han impactado profundamente, pretendo mostrar que también hay arte muy valioso lejos de lo comercial en este mundo globalizador y de patrones rutinariamente idénticos que nos quieren atribuir a todos los que formamos los distintos países de la Tierra.
Gracias a Wikipedia, la Enciclopedia libre de internet de la que extraje los datos históricos para componer este artículo.
Volver