MENÚ
REPORTAJES
     
 
STEPHEN KING VS MIEDO IRRACIONAL | 19/12/2007


Lo que no queremos reconocer



Stephen Edwin King (21 de septiembre, 1947) es un escritor estadounidense conocido por sus novelas de terror. Los libros de King han estado muy a menudo en las listas de bestsellers.
A una persona normal y corriente en el plano consciente le dan miedo muchas cosas como, por ejemplo, que lo echen del trabajo, no tener dinero suficiente para pagarles la comida a los hijos… Pero, a parte, hay el miedo irracional que se desata en determinadas circunstancias mediante pulsiones que escapan de nuestro control. Prueba de ello, según mi opinión, es que cuando vemos una película de terror, es frecuente que al irnos a dormir, vayamos con miedo en nuestra propia casa… no vaya a ser que se haga realidad lo que acabamos de ver. Las historias de Stephen King tienen como protagonista a personajes de clase media, un niño, o la mayoría de las veces, a un escritor. En esto, King no se calentó mucho la cabeza, él es escritor y respecto a los niños, son los seres más vulnerables, y dentro del comportamiento racional de un ser humano, son los que más se aproximan al mundo irracional por completo. Los personajes se desarrollan en su vida normal, pero encuentros sobrenaturales y circunstancias extrañas cambian el curso de la historia. Aquí hay que puntualizar que las personas con enfermedad mental, sobre todo esquizofrenia, no establecen, por así decir, la distinción que cualquier persona logra hacer y, que por tanto, las interferencias del mundo paranormal en su mundo personal del día a día son nulas. Hay siempre presente una lucha entre el bien y el mal. En la esquizofrenia está muy presente esa dicotomía; hay gente que se sale de esa discusión feroz convirtiéndose en esclavo de uno de los dos polos y, mira por donde, por lo general, suele suceder que hacen sin control lo que les dicta el concepto del mal, que ellos lo vivencian en su interior, muy imbricado en la esencia de su alma. Sin embargo, no se puede decir que un esquizofrénico sea violento. Ni mucho menos. Por lo general, todo queda en que es muy sensible a la lucha interna que generan en su interior estos dos conceptos, el Bien y el Mal, enfrentados perpetuamente. King manifiesta un conocimiento minucioso del género de terror, tal y como se muestra en su libro no de ficción Danza Macabra (en inglés Danse Macabre), el cual registra en orden cronológico numerosas décadas de trabajos notables sobre literatura y cine. Escribe además libros que no podrían ser catalogados en el género del terror, como las novelas The Body y Rita Hayworth and Shawshank Redemption (adaptadas luego a la pantalla grande como Cuenta conmigo y Cadena perpetua, respectivamente), al igual que La milla verde. King es un buen método, hablando drásticamente, de que el enfermo, si es capaz de observarse a sí mismo desde arriba (cosa que, en determinadas ocasiones, resulta muy difícil) logre entender su comportamiento anormal y logre hacerse a la idea, no cayendo en las exageraciones por supuesto, de que sus miedos y temores que le provocan actitudes y comportamientos anormales, en realidad, no tienen nada de extraño y, son comunes a la mayoría de mortales.
Stephen King escribió bajo el nombre de Richard Bachman en muchos de sus libros donde la historia estaba basada en un horror más mental que físico. "The Long Walk" es un ejemplo de esto.
Stephen King nació en Portland (Maine), es de ascendencia escocesa. Cuando tenía dos años de edad, su padre abandonó la familia. Ruth (madre de King) lo crió junto a su hermano mayor David por su cuenta, algunas veces bajo grandes problemas financieros. La familia se mudó a Durham, pueblo donde nació Ruth, pero también pasaron algún tiempo en Fort Wayne (Indiana) y Stratford (Connecticut). Estudió en Durham Elementary School y Lisbon High School.
Cuando era niño, King presenció un espantoso accidente – uno de sus amigos quedó atrapado en unos rieles y fue arrollado por un tren. Aunque este hecho podría haber inspirado las oscuras creaciones de King, el mismo escritor desecha la idea. Yo opino que su capacidad para racionalizar y analizar exhaustivamente el miedo y sus condicionantes en sus obras, indica que es una persona muy sensible y, a la vez, que utiliza el intelecto en exceso, es decir, que si va a realizar un trabajo, antes, mentalmente analiza exhaustivamente todos los pros y los contras y, de ahí, de rebote, se le ocurrió sacar tajada, explayándose en recrear minuciosamente y de forma amena, todos los vericuetos en los que se mete su revolucionada mente al enfrentarse como cualquier ser humano a la vida diaria.
Después de terminar sus estudios universitarios con una licenciatura en arte en inglés y obtener un certificado para poder enseñar en secundaria, King enseñó inglés en Hampden Academy (Hampden). Durante este periodo, él y su familia vivieron en un remolque. Escribió historias cortas (la mayoría publicadas en revistas para hombres) para poder satisfacer las necesidades de su familia. Según dice la introducción de Carrie, si uno de sus hijos sufría un resfríado, Tabitha hubiera dicho bromeando, "Vamos Steve, piensa en un monstruo". King comenzó a tener problemas de alcoholismo que mantuvo durante una década. Quiero ser escéptico pero la verdad es que, la experiencia que yo he vivido fijándome en ese detalle, me demuestra lo contrario. Por lo general, toda la gente que sufre una enfermedad mental, problemas con las drogas, etc… suelen ser gente, que más tarde, liberan mucha creatividad, una vez superado el mal trago, de forma que otra gente que no ha tenido reveses en su vida, sería incapaz de hacerlo. No en vano, las antiguas tribus de la época antigua, antes de que se extendiese la civilización en el mundo tal y como la entendemos en la actualidad, consideraban chamán a la persona que había superado con éxito alguna experiencia trágica de las que mencionaba antes.
Después de la publicación de The Tommyknockers, la familia y amigos de King decidieron ayudarlo con sus vicios, le mostraron su propia basura para que se diera cuenta del nivel de adicción que había alcanzado: latas de cerveza, cigarrillos, cocaína, xanax, valium, nyquil, eran algunas de las cosas que había. Solicitó ayuda y abandonó toda forma de alcohol y drogas a finales de los años 1980.
Por último, quería reseñar que está claro que, al menos así lo veo yo, el arte y la capacidad de crear una novela o una historia filmada- tanto da el soporte- no surge de la nada y es simplemente cuestión de tener un canal abierto (como en Reiki) que te permita o te advierta de que, tal experiencia vivida te es útil para plasmarla en una obra de arte, que el resto de la gente podrá ver o leer. Por eso, cuanto más vivas, más disfrutes de la vida y más lleno de experiencias dispares te encuentres, más fácil te será crear algo como, por ejemplo, Stephen King. O al menos, si te niegas a crear, reconoce que entenderás mejor el beneficio que te presta una novela al darte la opción de abrir una puerta a un mundo maravilloso que te tiene guardadas muchas cosas.


Volver